jueves, 3 de marzo de 2011

"La belleza del dibujo sensible"

 
En el tablero del amor, cada jugador hace sus apuestas. La recom­pensa puede ser la felicidad más ab­soluta, pero jugar a enamorarse tam­bién entraña sus riesgos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario